José María Vitier

▪ Pianista, Compositor, Director ▪

SALMO DE LAS AMÉRICAS

SALMO DE LAS AMÉRICAS

Isaías

Chilam Balam

Cristóbal Colón

Silvia Vitier

San Juan de la Cruz

Pablo Neruda

Walt Whitman

José Martí

Salmo de las Américas es una obra musical vertebrada a partir de una selección  de textos en los que se plasma una imagen trascendente de las Américas.  La obra, dividida en 8 salmos, se inicia con las profecías de ambos lados del océano, que prefiguran el descubrimiento del continente americano, para adentrarse después en su historia, su cultura, y en el amor como fuerza que deberá guiar su destino.

 Los textos, pasajes reveladores en el proceso de integración espiritual  americana, parten de la profecía bíblica de Isaías,  donde se esboza por primera vez la posibilidad del descubrimiento de América, y de la dolorosa profecía maya recogida en el Chilam Balam que predice la dramática transformación de su mundo.

A continuación aparece una emotiva cita del Diario de Navegación de Cristóbal Colón, que da paso al verbo revelador de escritores y pensadores americanos como José Martí, Walt Whitman y Pablo Neruda,  representantes  de la espiritualidad y originalidad del pensamiento americano.

El discurso musical,  sintetiza  la expresión sonora del Nuevo Mundo como crisol de influencias en que se funden las corrientes africana, europea y las propias raíces autóctonas.  Ello presupone el empleo de recursos estilísticos procedentes, tanto de la tradición polifó­nica europea, como de los diversos sincretismos americanos.

El aliento general de la obra, concebida como oratorio, pretende la búsqueda del sentido de nuestra existencia espiritual, si bien afincada en valores culturales propios, también proyectada hacia una vocación de integración humanista que recrea y tributa a las diferentes influencias que conforman la cultura americana.

"Salmo de las Américas" es por lo tanto poesía y música, pero también reflexión y oración por el destino de las Américas.

Silvia Rodríguez Rivero.

 

TEXTOS 

I- Salmo I, Las Naves de Tarsis. Texto bíblico, Isaías 60,9.

¿ Quiénes son estos que vuelan como nubes, y como palomas a sus ventanas?.  Ciertamente a mí esperarán las islas, y las naves de Tarsis desde el principio, para traer tus hijos de lejos, su plata y su oro con ellos.

 

II- Salmo II, Ay del Itza. Texto anónimo precolombino, Chilam Balam.

!Ay! Entristezcámonos porque vinieron, porque llegaron los grandes amontonadores de piedra, los grandes amontonadores de vigas para construir ....... que estallan fuego al extremo de sus brazos

!Ay del Itzá! ....que nuestros dioses no valdrán ya más. !

!Ay de vosotros! mis Hermanos Menores.

!Inhumanos serán sus soldados, crueles sus mastines bravos!

!Ay de vosotros! mis Hermanos Menores...... tendréis exceso de dolor y exceso de miseria por el tributo reunido con violencia.   

...... esto es lo que viene, hijos míos

....... katun de miseria, katun de pleitos con el diablo.

......si habréis de morir, si habréis de vivir, ¿quién habrá de saber la verdad?.

 

III- Salmo III, Toda la noche. Texto Cristóbal Colón, Diario de Navegación.

Colón: (Diario de Navegación)

martes, 9 de octubre:

............Toda la noche oyeron pasar pájaros.

 

IV- Salmo IV, La Tierra Nueva. Texto: Silvia Rodríguez Rivero.

Amaneció en sus ojos la Tierra Nueva

como en un sueño aparecida.

Quién has de ser tú,

América Innombrada,

 

Voluptuosa visión enamorada,

Después de los abismos, al alba aparecida.

 

A dónde iremos después de encontrarte.

Cómo alejarnos,

Cómo olvidarte, 

América.

 

A dónde iremos.  A dónde.

Qué hacer con la ilusión exhausta.

 

América soñada,

Cómo no poseerte,

Cómo olvidarte, 

América.

 

V- Salmo V, Las Ínsulas Extrañas. Texto: San Juan de la Cruz. “Cántico espiritual”.

Mi Amado, las montañas,

los valles solitarios nemorosos,

las ínsulas extrañas,

los ríos sonorosos,

el silbo de los aires amorosos.

 

VI- Salmo VI, Las Piedras Secretas. Texto: Pablo Neruda, “Canto General”.

Alturas de Machu Pichu.

 

Sube conmigo, amor americano

Besa conmigo las piedras secretas

(..............)

Vuela el espacio de la enredadera,

la planta pétrea, la guirnalda dura,

(............)

Amor, amor, hasta la noche abrupta,

(............)

Serpiente andina, frente de amaranto.

Cúpula del silencio, patria pura.

Novia del mar, árbol de catedrales.

Ramo de sal, cerezo de alas negras.

 (...........)

Ven a mi propio ser, al alba mía,

hasta las soledades coronadas.

El reino muerto vive todavía.

(...........)

Sube conmigo, amor americano.

Besa conmigo las piedras secretas

 

El reino muerto vive todavía.

 

VII- Salmo VII, The Pulse of All. Textos: Folklore anónimo norteamericano (“My lord what a morning”) y Walt Whitman, “The mystic trumpeter”.

My lord what a morning, (folklore anónimo norteamericano).

My lord, what a morning when the stars begin to fall

The mystic trumpeter  (LEAVES OF GRASS, From noon to starry night

...................

Love that is pulse of all.................

O how the immortal phantoms crowd around me¡

I see the vast alembic ever working, I see and know the

flames that heat the world,

The glow, the blush, the beating heart of lovers,

So blissful happy some, and some so silent, dark and night to death;

(Love, that is all the earth to lovers- love, that is sun, and moon, and stars,

Love that is crimson, sumptuous, sick with perfume,

No others words but words of love, no other thought but love).

 

El trompetero místico(Traducción de Cintio Vitier y Eliseo Diego)

(.....)

!Oh! Como los fantasmas inmortales se agolpan en torno mío.

 

Yo veo el crisol inmenso que trabaja siempre, conozco las llamas que cela y arde el mundo,

Sonrojados, numinosos, urgidos corazones de los amantes

Bienaventurados algunos, y en silencio algunos, y trasnochados de muerte,

Amor, toda la tierra para amantes- amor, que burla tiempos

                 extendidos,

amor, que es día y es noche amor, que es sol y luna y estrellas,

amor, que es purpúreo, suntuoso, enfermo de perfume,

no otras palabras que palabras de amor, no otro pensamiento sino amor.

(....)

 

VIII- Salmo VIII, El Bosque Eterno. Texto: José Martí, “Versos Sencillos” y  Carlos Pellicer,  “Piedra de sacrificios”.

 

JOSÉ MARTI: (Versos Sencillos) XLV

Los héroes, en pie, reposan:

¡De noche a la luz del alma.

Hablo con ellos: de noche!

Están en filas: paseo

Entre las filas: las manos

De piedra les beso: abren

Los ojos de piedra: mueven

Los labios de piedra: tiemblan

Las barbas de piedra: empuñan

La espada de piedra: lloran:

¡Vibra la espada en la vaina! :

Mudo, les beso la mano.

 

(Versos Sencillos -     )

 

Yo he visto en la noche oscura

llover  sobre mi cabeza,

los rayos de lumbre pura

de la divina belleza.

 

Mi verso es de un verde claro

Y de un carmín encendido.

Mi verso es un ciervo herido

Que busca en el monte amparo.

 

Yo he puesto la mano osada

De horror y júbilo yerta

Sobre la estrella apagada

que cayó frente a mi puerta.

 

Denle al vano el oro tierno

Que arde y brilla en el crisol.

A mí denme el bosque eterno

Cuando rompe en él el sol.

 

Carlos Pellicer,  “Piedra de sacrificios”:

América, América mía

 loada sea esta alegría.

 

Contiene: Los ocho movimientos de la obra sinfónico coral “Salmos de las Américas” de José María Vitier.

Intérpretes: Voces solistas: Antonio Comas, María Felicia Pérez, Hilda del Castillo.  Coro Exaudi (ampliado) Dir. María Felicia Pérez y Orquesta Sinfónica de Matanzas, todos bajo la dirección de José María Vitier.

Este CD fue nominado entre los cinco mejores CD de música clásica para el Premio Latin Grammy 2000.