José María Vitier

▪ Pianista, Compositor, Director ▪

PUNTO DE GIRO

PUNTO DE GIRO

p

p

p

p

p

p

p

p

p

Una lluviosa tarde, 8 de marzo de 1982,  presenté por primera vez  ante el público habanero  en un pequeño jardín  del barrio de El Vedado, una agrupación  musical nueva.   El hecho en sí, quizás,  no era lo más  novedoso en una ciudad donde a cada momento surgían grupos de muy diverso estilo y donde la irrupción de lo insólito musical se había convertido en norma.  Se trataba de una formación instrumental poco común,  compuesta por un cuarteto de cuerdas y madera, mezcladas con una base rítmico-armónica  de innegable aliento latino,  pero con resonancias jazzísticas, rockeras  e incluso clásicas.  Su singular  formato y la diversidad de influencias de su repertorio, colocaron a esta agrupación en un espacio propio dentro de ese mosaico multicolor que fue la música popular cubana de los años 80. 

Después vino la cotidiana epopeya por mantener una línea, o varias líneas paralelas de estilo que se correspondieran a mis búsquedas de aquellos días, los incesantes y a veces traumáticos cambios de músicos, los grandes o pequeños conciertos, en grandes y pequeños sitios, las primeras grabaciones, las giras por toda Cuba y las giras internacionales.

En “Punto de giro” aparecen algunas muestras de aquel trabajo instrumental que recogen los caminos transitados por mi obra, fusiones y música alternativa (en alguna forma hay que llamarla) que compuse a lo largo de esos años.

La música que por primera vez aparece aquí seleccionada retrospectivamente tiene para mí un significado especial.   Fue (es) parte de mi vida y de mis sueños. Representa el nivel de mis aspiraciones  hace casi dos décadas y las primeras respuestas que hallé dentro de mí a muchas interrogantes que espero no me abandonen nunca.