José María Vitier

▪ Pianista, Compositor, Director ▪

IRÉ HABANA

IRÉ HABANA

Autor: José María Vitier

Autor: Gonzalo Roig- versión José María Vitier)

Autor: Ernesto Lecuona- Versión José María Vitier

Canción yoruba anónima del folklore afrocubano- Versión José María Vitier

Autor: José María Vitier.  

Texto: José Adrián Vitier

Anónimo folklore afrocubano- Versión José María Vitier

Autor: José María Vitier

Autor música: José María Vitier

Texto: Silvia Vitier, basado en tonada anónima-Folklore cubano

 Autor: Salvador Adams

Autor: José María Vitier

La ciudad nos entrega su luz, sus encantos, sus tristezas, lo feo y lo bello, sus contrastes vistos por los ojos de sus poetas y su música. Ella es la protagonista y la inspiradora.

Esa Habana, en la que ni siquiera el deterioro del tiempo ha derrotado la distinción y majestad  que un día lucieron sus columnas modernistas,  cuando el esplendor brillaba en sus pisos de mármol, una Habana vista desde el presente y que a la vez contiene todas sus edades.  La Habana que se recuerda en la nostalgia y aquella que nos conmueve a diario a pesar del tedio y la desgastante inercia cotidiana.  La ciudad amadísima en cada uno de sus detalles, sus azoteas espléndidas de sábanas y ritos secretos, el balconcito apuntalado sobrecargado de vida y amores,  el patio pobre engalanado por las macetas improvisadas, los parques, los paseos de álamos, y también La Habana campesina, la paz de sus llanuras, sus palmas y de nuevo siempre el mar, el intenso oleaje que parece arrancarnos con fuerza todo lo maligno, para que siempre quede la ciudad resistiendo la vida y el tiempo, bañada de su propia luz y rodeada de su alegría indestructible.

Un cuarteto formado por José María Vitier en el piano, Yaroldi Abreu en la percusión, Jorge Reyes en el contrabajo y la  voz de Bárbara Llanes,  ilustra la vida de esta ciudad que se levanta con ellos y nos muestra sus  tesoros, sus detalles, su candor, su intimidad.

Iré Habana es un concierto, es poesía en imágenes, y es a la vez, el relato de cuatro pequeñas historias, fragmentos de la vida de estos cuatro músicos,  contrastantes por su formación y sus orígenes, pero unidos en el devenir de esta ciudad y su música.

Los directores de Iré Habana, Jorge Perogurría y Angel Alderete, nos dejan ver a través de la música de José María Vitier, una semblanza de La Habana, contada en fragmentos, en diferentes miradas; ninguna de ellas es una mirada artificiosa, mucho menos turística, ni tampoco es una visión desgarradora; es simplemente la ciudad, tal como la vivimos, como la vemos, como nos enamora.

Iré Habana significa en yoruba “bendición a La Habana”,  y ese ha sido el sentido primario de esta propuesta,  un canto a la salud de esta ciudad amada.  En cada tema musical, al fondo, al final o al inicio de cada historia, en el cuarto perdido, en los patios, hay una oración, un deseo que pide por ello, que llama a los ritos, a la religiosidad verdadera, ancestral y emergente, cristiana o mestiza,  savia de lo cubano,  para con sus cantos rogar a sus vírgenes por La Habana, por Cuba,  por su cultura, por su belleza, por su salvación.

Silvia Rodríguez Rivero.

 

Agradecimientos:

A Eusebio Leal y a todos los que anónimamente dedican su vida a rescatar la belleza de nuestra ciudad.

A Teddy, que habita una Habana soñada en el mapa de su corazón.

A Paco, que sigue creyendo que vale la pena lo difícil y lo bello.

A Rosa León por su juicio certero y amoroso.

A Luis, que ya sabe que la Habana es una mujer.

A Bárbara, por haber comprendido mis enigmas y traído los suyos.

A Jorge, por su sabiduría musical y la especial calidad de su amistad.

A Yaroldi, que llegó fresco y puso todo su corazón.

A Miriam, por el misterio gozozo e su voz,”otra vez y siempre”.

A Niurka, que trajo su flauta de ébano y de oro, del bosque de los ancestros.

A Alderete, por apresar la luz de nuestros sueños.

A Pichi y Elsita, por saber que el arte es un pretexto para la ternura,

A Silvia, que me enseñó, de nuevo, a rezar.

                                                                                  José María Vitier

 

Textos de las canciones:

Canción de Cuna* ¹ (Yemayá)

Autor: canto yoruba (anónimo)

Versión libre: José María Vitier

 

Ibule oñi en mis brazos

Duermo con la miel en mis brazos

Yo soy Yemayá, tu Iyaré

Yo soy Yemayá, tu madre

Yo soy tu Iyaré ilé to lokum

Yo soy tu madre,  dueña del mar 

Yo soy tu Iyaré ilé to lokum

Yo soy tu madre, dueña del mar 

 

Ibule oñi Ibule oñi

Duermo con la miel (bis)

Oluwa achupa irawó iya arabá

Señora de la luna, estrella, madre de la ceiba

Ibule oñi en mis brazos

Duermo con la miel en mis brazos

 

Yo soy Yemayá, tu Iyaré

Yo soy Yemayá, tu madre

Tu Iyaré, tu Iyaré.

Tu madre (Bis)

 

* La investigación sugiere la posibilidad de que esta  sea una canción que le canta Yemayá a Ochún, su hija, representada por la miel, es por ello que dice: “Duermo con la miel en mis brazos”.

 

 

Beroní (Be Oni) ¹

Autor: canto yoruba (anónimo)

Versión libre: José María Vitier

 

Be oni abebe Oshún

Ruega al cocodrilo representante de Oshún

Be oni abebe Eyeda

Ruega al cocodrilo representante de la naturaleza

Be oni abebe Oshún

Ruega al cocodrilo representante de Oshún

Be oni abebe Eyeda

Ruega al cocodrilo representante de la naturaleza

Iyá yunnú bara laare gba

Madres preñadas sus barrigas ruegan recibir un veredicto favorable

Be oni abebe Oshún

Ruega al cocodrilo representante de Oshún

 

Rezo de Babalawo ¹  (Felipe Peña – Obbara Juani), en el Beroní.

Aché ²  yalodde emi gba  (La gracia de la Gran Señora, para mi)

Aché apetebí yeye care   (Bendición dulcísima Señora)

Aché la Patrona de Cuba (Saludo a la Virgen de la Caridad del Cobre)

Aché akodá (Bendición para la unión de todos los amigos)

Aché babaribó (La bendición de los ilustres ancianos)

Aché La Habana (Bendición a La Habana)

Aché guamale yi qtún   (Bendición de las fuertes deidades mayores)

Aché guamale yi qosi  (Bendición de las fuertes deidades menores)

Aché tuto laroye  (Gracia que refresca los cambios o transformaciones)

Aché akodá (Bendición para la unión de todos los amigos)

Aché Oddumare (Bendición de Dios).

 

¹  Existen en algunos casos diferencias entre la pronunciación en los cantos y en el lenguaje escrito que recoge su versión más antigua y fiel, este último ha sido el resultado de la investigación, mientras que los cantos contienen la imprecisión fonética que suelen acompañar los procesos de tradición oral.

 

²  Aché, significa: Gracia, bendición, virtud, palabra. También: alma (de algo, su virtud). Se dice de los atributos del santo o que radican en ellos. Tienen muchas variantes en las ceremonias de iniciación, pues es la bendición del orisha colocada en distintas partes del cuerpo del neófito. El Aché en esa ocasión es la Bendición.

 

Guacanayara

Autor música: José María Vitier basado en una  tonada campesina  (anónimo)

Autor texto: Silvia Vitier

 

Yo soy la encumbrada palma

La suave brisa y el río

Que cura la sed del alma

Cuando su sino es sombrío.

Soy de la noche el rocío,

Soy el  IRÉ, soy el monte.

Es el canto del sinsonte

Mi despertar Palmarito.

Y a la muerte espanta el grito

Que lanzo hasta el horizonte.

Guacanayara, ¡Ay Palmarito!

Guacanayara, ¡Ay Palmarito!

Cuando yo me esté muriendo

Negra ven,

dame un besito.

 

Sublime Ilusión

Autor: Salvador Adams

 

He visto una boca

Que solo ha dejado

Perturbada mi mente

Desde que la ví

Qué boca más linda

De labios de grana

Qué dientes más chicos

De puro marfil

Besarla quisiera

y luego morir

 

Qué más yo quisiera

Si sólo una vez

Juntar

Mis labios sedientos

De amor o capricho

Delirio, locura.

Pero qué boca más linda

esa que yo ví

Besarla quisiera

Y luego morir.

 

Quiéreme mucho

Autor: Gonzalo Roig

 

Quiéreme mucho

Dulce amor mío

Que amante siempre

Te adoraré

 

Yo con tus besos

Y tus caricias

Mis sufrimientos

Acallaré.

 

Cuando se quiere de veras

Como te quiero yo a ti

Es imposible mi cielo

Tan separados, vivir.

Tan separados vivir.

 

 

Lluvia de Cristal

Autor música: José María Vitier

Autor texto:José Adrián Vitier

      

      Sorénne lishenéli

lúryu iranimáshi breni shino.

Moja restuónen garazinflórik.

Omúnno wéstu zinnoré.

 

O ri Loém O! A a!

 

Pikáli dum kesél, jánade.

 

Sorénne ya distálane shilámis.

Suirána lirinára.

Sarásseni dével márlin sudáim.

 

Loém, o sil ná win brénil dím.

Dum la dlúrina eshír.

Se u lu oralíjun lorishmadíl.

 

Klanda orishaláina nlalágira ulén.

Tukilá neh neráina.